Logo_PT
cvsm_muitas_fatalidades_acontecem_header_desktop
cvsm_muitas_fatalidades_acontecem__header_mobile

17 de Noviembre de 1981

17 de Noviembre de 1981

Muchas fatalidades suceden y duelen profundamente en el fondo de algún punto que todavía encuentra resistencia.

¿Qué será lo que provoca el dolor?

¿Qué será lo que quita el estado de paz?

Hasta un gran aspecto de paz relativa se me ocurre: la paz que ocurre cuando se da una satisfacción a todos; la paz que ocurre cuando todos están satisfechos, como si la satisfacción que cada uno pueda sentir no fuese condicionada a la verdad de cada uno. Y cuando todos están satisfechos dentro de la verdad de ellos, aquel que cumplió las exigencias de la verdad de cada uno, ve el ambiente sereno, alegre –por la satisfacción– y siente paz. Parece que es aquella paz que es conferida cuando usted consigue que todo vaya bien, cuando los acontecimientos están siempre de acuerdo con lo esperado por cada uno. Y de esa satisfacción nace la paz. Pero esa paz no es la Paz. ¡Y qué difícil es encontrar la otra Paz!

Porque parece que esa satisfacción que se consigue en los otros es lo que nos da paz. Parece una especie de rompevientos, algo que frena la avalancha de insatisfacciones que existen contra usted, contra cualquiera, cuando quiere promover la paz. Y usted solo percibe la avalancha que existe cuando no consigue mantener esa paz, por insatisfacción, conflicto, duda… Como si la insatisfacción no fuese justa, como si el conflicto no fuese justo.

(…) Quien consiga penetrar en lo impenetrable que existe, podrá mantenerse en un estado de Paz, principalmente si tuviera coraje de enfrentar la avalancha, el ventarrón; principalmente si tuviera coraje de asumir la insatisfacción de los que lo rodean, asumir como fruto de la Justicia.

Dr. Celso Charuri

Dr. Celso Charuri

Idealizador y Fundador de PRÓ-VIDA

Textos anteriores

1980

Un día no habrá sombra, porque la luz no lo

27 de Enero de 1980

Cuando en la armonía musical usted coloca un accidente, aumenta mucho más la creatividad y su poder en relación a los conjuntos armónicos.

1980

Un día no habrá sombra, porque la luz no lo permitirá. Un día no habrá nadie con puntos de orgullo, ni vanidad, puntos

error: Conteúdo reservado ao Site da PRÓ-VIDA.

X