Colores verdaderos

Así como en los diamantes, el brillo que emana de cada uno es determinado por su propio pulido.